14 ago. 2014

Ciencia, tecnología, sectas


1. Una de hidróxido de calcio y una de dióxido de silicio

Desde que el kirchnerismo llegó al poder en 2003 el escenario de la Ciencia y la Tecnología en nuestro país cambió mucho y para bien. Se elevó considerablemente la partida presupuestaria destinada a investigación y desarrollo, se repatriaron científicos, se abrieron nuevos centros de los distintos institutos en el país, volvimos a tener un plan nuclear serio; en fin, nuestros científicos dejaron de lavar los platos para volver a sus tubos de ensayo. Afirmar lo contrario sería una necedad, algo digno del Grupo Clarín.

Sin embargo no todo es color de rosa. El Instituto Nacional de Tecnología Industrial está en conflicto desde 2012, cuando desplazaron sin motivo aparente a su director, Enrique Martínez. El programa de Metrología Legal, impulsado por el anterior Secretario de Comercio, Guillermo Moreno, está en una situación de incumplimiento de varias resoluciones para generar vacantes de ingreso de técnicos mecánicos, electromecánicos, electrónicos y químicos para capacitar agentes de verificación de surtidores de GNC, medidores de gas natural, alcoholímetros, etcétera. Lo mismo ocurre con otros centros; en Física se necesitan técnicos para la calibración de balanzas desde 2012.

Hay, entonces, decenas de vacantes que no pueden ser cubiertas debido a que tampoco las finanzas lo permiten. Desde la salida de Salvatierra el conflicto gremial llegó a una tregua, pero aun así hay problemas de fondo: faltan camionetas para verificadores y certificadores del programa de Metrología; faltan técnicos y como si fuera poco, hubo una gravísima falta de respeto de ciertos militantes kirchneristas hacia los trabajadores que, en 2012, reclamando por los beneficios que Salvatierra había eliminado, fueron insultados con adjetivos como "gorilas", "garcas" y demás. Un acto vergonzoso y repudiable.

A eso se le deben sumar los contratos precarios, que en el INTI, la CNEA y otros organismos de Ciencia y Tecnología volvieron para quedarse, al parecer.

2. Edir Macedo es el Señor

La TV Pública tiene un programa dedicado a la Ciencia y la Tecnología. Se llama Científicos Industria Argentina y se emite los sábados a las 11:30 hs.

La Iglesia Universal del Reino de Dios, por su parte, tiene varios canales desde donde transmite su estafa diariamente y a través de toda la madrugada.

¿Por qué nuestra Ciencia y Tecnología recibe sólo una hora semanal de divulgación mientras una secta que ha demostrado con creces ser un riesgo para la democracia latinoamericana obtiene muchas más horas?

Adrián Paenza ha recibido el premio al mejor divulgador de Ciencia en el mundo. Edir Macedo, en cambio, viene esquivando la cárcel debido a su cada vez mayor poder.

¿Qué espera Sabbatella para prohibir la difusión de un programa televisivo que no sólo difunde una secta peligrosa sino que, además, difunde estafas y riesgos para la salud de la población afirmando tener la cura para el cáncer  y otras estupideces similares?

Como repito a diario en mi cuenta de Twitter poco se difunden nuestros logros en los campo de la ciencia y de la tecnología. El noticiero tecnológico del INTI y su canal de Youtube están olvidados en las profundidades de internet mientras que a diario somos bombardeados con frivolidades como la operación de cola con metacrilato, Rodrigo Olabiaga, y otros personajes que no merecen más que nuestra risa o nuestra lástima.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario